Periódico Excélsior: “La Narrativa Mexicana”

El centro del mundo está en Washington DC, en sus calles constantemente transitan líderes de todo el orbe en la búsqueda de influencia, favores y exigencias. Esta ciudad es el epicentro político de la economía más grande del planeta que además conjunta a la mayor potencia militar a lo que se suma lo que Joseph Nye denomina softpower, que es la capacidad de proyectar y generar admiración por sus valores culturales, políticos y diplomáticos.
ADVERTISEMENT

Por ello es que Washington DC es la opción más obvia para comenzar a cambiar la narrativa mexicana frente a Estados Unidos.

Lo que se busca es proyectar a México más allá de los temas de seguridad y trasladar el eje de las discusiones a un ámbito económico en la búsqueda de generar una profundización de los lazos comerciales para que la zona del TLCAN se convierta, una vez más, en un paradigma para el mundo como ocurrió a mediados de los noventa.

Cambiar la narrativa no depende únicamente de una definición diplomática del gobierno federal implica el involucramiento de distintos actores como los tres órdenes de gobierno, los tres Poderes de la Unión así como los empresarios y la sociedad civil en ambos lados de la frontera. El primer esfuerzo se concretó a través de la reunión “Vislumbrando una frontera México-Estados Unidos competitiva” entre los organizadores se encuentra Flavio Díaz Mirón, director de ProMéxico en Norteamérica; Jesse Hereford, presidente de la Border Trade Alliance; el Mexico Institute del Wilson Center, que encabeza Duncan Wood, y destaca Gildardo Gutiérrez, quien fue clave en lograr la coordinación de todos los interesados en encontrar una visión fresca que marca un cambio generacional pero con la capacidad de convocar a actores políticos de gran calibre como el gobernador de Chihuahua o el embajador de México en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, así como diversos empresarios.

En la reunión el gobernador de Chihuahua, César Duarte, ofreció un ejemplo del cambio de narrativa al haber transformado la situación de Ciudad Juárez con acciones y al plasmar en éstas una visión precisa del potencial empresarial de la entidad a su cargo lo cual fue aplaudido por los asistentes.

El embajador Medina Mora reconoce que la relación con Estados Unidos es compleja, pero se muestra muy optimista con respecto a la región de Norteamérica como un paradigma superior al que hoy representa el surgimiento de China. El representante del gobierno mexicano considera que el futuro de la región es luminoso y está llamado a una profundización provechosa.

Algunas sorpresas interesantes las ofreció la poderosa subsecretaria de Estado del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, quien mencionó la necesidad de fortalecer los lazos educativos logrando atraer a más estudiantes mexicanos de todos los niveles socioeconómicos así como impulsar el  que más estadunidenses estudien en México. La educación es la vinculación más duradera que se puede impulsar y por ello la visión de Jacobson es novedosa aunque es el reto de ambas naciones llevarla a buen puerto con acciones que logren mover a las burocracias.

El “Momento Mexicano” está por entrar en una fase evolutiva que lo encamine a un estadio permanente gracias al acelerado paso de las reformas constitucionales. No obstante, la fase de la legislación secundaria de las reformas es el último trecho para que México comience a moverse decididamente al lugar que le corresponde en el mundo acompañando a la región de Norteamérica como el bloque económico más vibrante de todo el orbe.

Fuente: http://www.dineroenimagen.com/2014-06-14/38795



Deja un comentario

*